Globered
Consigue tu propia página web

Asociación Bonsái Cantabria

Punto de encuentro para todos los aficionados de Cantabria

0 0 0

Fichas de especies

conoce tu arbol

Por: bonsaicantabria | Publicado: 03/05/2009 19:44 | | #Cont:5
Contenido
bonsaicantabria
bonsaicantabria
Acacia
(Acacia leucophloea)
 
Las acacias a veces se llaman zarzos o mimosa de oro. Las acacias tienen vainas como las legumbres, pero conseguir que la acacia florezca como bonsái es bastante difícil.

Familia: Leguminosas

Iluminación : Los acacias prefieren la exposición al sol.

Temperatura: Los acacias son árboles de clima templado. Deben protegerse en lugares de clima frío, aunque les gusta los lugares frescos.

Riego: La acacia prefiere condiciones levemente secas moderadas; permita que el suelo se seque entre los riegos.

Abono: Cada 15-20 días durante el período del crecimiento, se hace hasta junio, dejando de hacerlo los meses más calurosos, para luego retomar en otoño y darle un último aporte para su hibernación. Utilice un fertilizante estándar de bonsái, o un fertilizante bajo de nitrógeno para favorecer el florecimiento.

Poda y alambrado:

La poda se suele hacer después de la floración. El alambrado se puede hacer a partir del otoño o en los comienzos de la primavera. Hay que tener cuidado al atar con alambre, porque las ramas pueden ser delicadas. Es esencial, pinzar de forma constante. No es conveniente defoliar.

Propagación : Semilla o esquejes . Los esquejes se deben cortar en verano y proveer del calor inferior y de hormonas para que arraigue. La propagación de las semillas parece una apuesta mejor, pues las acacias tienen un alto grado de germinación. Las semillas necesitan un tratamiento especial, debido a sus cáscaras duras. Haz un corte en los extremos inferiores de las semillas con un cuchillo o un par de podadoras, después coloque las semillas en un baño de agua caliente (no hirviendo!). Déjalas que empapen durante dos días, después siémbrelas.

Trasplante: Cada 2-4 años, dependiendo de la edad y del vigor del árbol. Utilice una mezcla con un buen drenaje del suelo, bajo en material orgánico. Se debe reducir el crecimiento superior en proporción con las raíces que se han podado. Son fáciles de crecer en cualquier suelo ácido o alcalino.

Estilos : Vertical informal.

Parásitos y enfermedades: pulgones, moscas, thrips, ácaros etc., también cochinilla algodonosa. La antracnosis puede infectar con frecuencia.
Articulo de: Asociacion Bonsai Cantabria
 
bonsaicantabria
bonsaicantabria
Alerce
(Larix)
 

Nombre científico:

Existen alrededor de unas 15 especies de alerce entre las que se pueden destacar:

·          Larix Decidua. Donde el apelativo “Decidua” hace referencia a su naturaleza caducifolia. Crece en la zona de los Alpes y Europa central.

·        Larix Leptolepis. Alerce de Japón.

·        Pseudolarix Kaempferi. Alerce de China

 

General:

Pertenecientes a la familia de las pináceas, los alerces representan uno de las escasas coníferas de hoja caduca. Originario de regiones bastante frías, muestra como prueba de ello la caducidad de sus hojas, pues no fue suficiente el mecanismo de defensa de reducirlas a simples acículas, sino que además se vio obligado a desprenderse de ellas llegado el frío.

De porte erguido llama la atención por sus ramas y follaje ligeramente colgante.

El alerce europeo tiene unas agujas de un vivo color verde que adquieren una llamativa tonalidad amarilla en otoño, justo antes de desprenderse

Su corteza es grisácea, agrietada y con pequeños abultamientos.

 

Condiciones de cultivo:

Situación: Situarlos a pleno sol. Si bien, dado su origen, no suelen desarrollarse con tanto vigor en lugares excesivamente cálidos como en otros más fríos. Puede ser una buena idea proporcionarles algo de sombra llegada la época más calurosa en función del clima. No tiene problemas con el frío pues puede vivir en zonas situadas sobre los 2400 metros de altitud. Eso si, con macetas reducidas siempre es necesario proteger las raíces de las heladas fuertes.

Soporta asimismo el viento sin demasiados problemas.

 

Riego: Regar con frecuencia en verano, y bastante poco en invierno. Los alerces prefieren ambientes no demasiado húmedos. En caso de tratarse de un plantón muy joven vigilar la falta de riego en verano; si el extremo pierde turgencia puede que no llegue a recuperarse.

 

Abonado: Abonado en los periodos activos; primavera y otoño. Con mayor intensidad en otoño.

 

Trasplante: El periodo de trasplante puede oscilar entre los uno y tres años en función del estado de desarrollo del árbol. Siempre usando mezclas con un buen drenaje. El sustrato puede ser la mezcla normal, por ejemplo akadama mas volcánica.

 

Poda: El pinzado se lleva a cabo en primavera despuntando los nuevos brotes y eliminando aquellos que salgan directamente del tronco, siempre que no sean necesarios, claro está. La poda de estructura es más sencillo realizarla cuando el árbol no tiene hojas, justo antes de la brotación. No se defolia.

 

Propagación: Por semillas generalmente, recogidas en otoño o invierno en función del clima. Se siembran bien entrada la primavera.

Plagas y enfermedades: Las plagas más habituales son barrenillos, orugas diversas y pulgones. También puede padecer chancros, royas. Otra enfermedad bastante común es el “desecamiento de coníferas” producida por un hongo. Los síntomas son el secado de las agujas empezando por el extremo. Inicialmente puede afectar únicamente a una rama, pero a menos que se aplique el tratamiento adecuado se extenderá con rapidez para acabar matando la planta con total seguridad.

 

 

Estilos más adecuados:

Se adapta muy bien a casi todos los estilos, aunque generalmente destaca en aquellos de líneas más o menos verticales.

 

Comentarios:

Es una especie bastante dura y adaptable por lo que puede ser una buena elección para introducirse en el mundo de las coníferas. Aunque hay que decir que no es la especie que mejor soporte los ambientes contaminados por lo que es posible que de algún problema si se cultiva en una gran ciudad
 
Articulo de: Asociacion Bonsai Cantabria
 
 
bonsaicantabria
bonsaicantabria
Albaricoquero
(Prunus mume )
 

Nombre científico:

De la familia de las rosáceas, el genero Prunus está formado por multitud de especies algunas cultivadas por sus frutos y otras por sus flores. Una de las más utilizadas en bonsái es el Prunus Mume, albaricoquero japonés.

 

General:

Dentro del los Prunus se pueden encontrar especies tan diversas como los frutos que producen: albaricoques, ciruelas, cerezas, melocotones, almendras, etc. Su distribución cubre la práctica totalidad del hemisferio norte.

 

El Prunus Mume, albaricoquero japonés, es originario de China y Corea. De porte no muy elevado, ronda los 12 metros de altura con una corteza gris verdosa y un follaje ovalado, dentado y caduco. En primavera florece con unas tonalidades que pueden ir desde el blanco al rojo, pasando por distintos matices de rosa, en ocasiones en el mismo árbol. El perfume de estas flores resulta más que notable.

 

Condiciones de cultivo:

Situación: Es un árbol que necesita estar situado a pleno sol, en un lugar bien aireado. El viento no representa un gran problema, así como tampoco el frío siempre que no resulte excesivo. Eso si, se debe prestar atención a las raíces pues al estar situadas en maceta pueden resentirse en caso de helada, al igual que alguna de las ramas más finas.

Riego: Regar abundantemente durante la formación de las yemas de flor y en verano.

 

Abonado: Abonado en los periodos activos; primavera y otoño. Con mayor intensidad en otoño.

 

Trasplante: Cada uno o dos años tras el periodo de floración. El sustrato puede ser la mezcla normal, por ejemplo akadama mas volcánica.

 

Poda: Pinzado de brotes dejando unas dos hojas en cuanto se hayan desarrollado tres o cuatro grupos de ellas. Podar las ramas tras la floración.

 

Propagación: A partir de esquejes en primavera.

 

Plagas y enfermedades: Las plagas más corrientes son araña roja, barrenillos, orugas y cochinilla. En el apartado de enfermedades es susceptible al oidio y royas.

 

Estilos más adecuados:

Se adapta bien a casi todos los estilos y tamaños.

 

Comentarios:

Si bien resulta factible alambrarlos las ramas pueden ser un tanto quebradizas por lo que en ocasiones conviene protegerlas con rafia.
 
Artículo de : Asociacion Bonsai Cantabria
bonsaicantabria
bonsaicantabria
Acebo
(Ilex Serrata)
 
 

Nombre científico:

De la familia de las aquifoliáceas, una de las especies más comunes como bonsái es:

·        Ilex Serrata: Donde “Ilex” es el nombre latino dado a la encina, seguramente se le asignó este nombre al acebo por el gran parecido de sus hojas entre ambos.

 

General:

Originario del Japón se trata de arbustos de una gran longevidad. Sus hojas son delgadas y aserradas, pero lo más destacable es el vivo contraste entre sus frutos de color rojo y el gris claro de su corteza que se produce en otoño. Los frutos permanecen en la planta todo el invierno, hasta que en primavera brotan unas pequeñas flores azuladas. Solo la planta femenina produce bayas, aunque para ello necesita ser polinizada.

 

Condiciones de cultivo:

Situación: Necesita un lugar bien soleado para mejorar el color otoñal, aunque en pleno verano deba ser sombreado. No soporta bien el frío por lo que se le debe proteger de las heladas.

 

Riego: Moderado pero constante, durante la formación de los frutos debe aumentarse la cantidad.

 

Abonado: Abonado en los periodos activos; primavera y otoño.

Trasplante: Cada uno o dos años. En árboles desarrollados la frecuencia es menor, siempre en función del desarrollo de sus raíces. En una mezcla de suelo normal.

 

Poda: Pinzado de brotes dejando unas dos hojas en cuanto se hayan desarrollado tres o cuatro grupos de ellas.

Podar las ramas tras la floración o en el momento del trasplantado.

 

Propagación: Por semillas sembradas en primavera. Por esquejes en primavera o verano.

 

Plagas y enfermedades: Es especialmente sensible al ataque por parte de orugas.

 

Estilos más adecuados:

Se adapta muy bien a casi todos los estilos.

 

Comentarios:

El alambrado es perfectamente factible aunque puede hacerse necesario proteger la corteza con rafia. Además conviene tener en cuenta que sus ramas son un tanto quebradizas.
 
Artículo de: Asociacion Bonsai Cantabria
bonsaicantabria
bonsaicantabria
Los Arces
Acer
 

Especie:

Pertenece a la familia de las Aceraceas, donde se pueden encontrar aproximadamente un centenar de variedades.

Origen y Características:

Esta especie se puede encontrar en diversas zonas del hemisferio boreal. Normalmente son árboles caducifólios con hojas palmadas. Aunque existen especies europeas, como bonsáis los mas apreciados son los Arces Japoneses. Uno de los criterios más importantes a la hora de elegir la variedad a cultivar es el tamaño de las hojas. Atendiendo a este criterio las principales variedades para su cultivo como bonsái son las siguientes:

 

Acer Campestre

Muy común en toda Europa, de tamaño medio y con hojas opuestas con forma de corazón y divididas en 5 lóbulos con forma de palma. El tamaño de la hoja oscila entre 3 ya 8 cm.

 

Acer Monpessulanum

Característico del sur de Europa y de tamaño pequeño con una copa globosa de hojas caducas coriáceas de color verde oscuro y de tamaño pequeño y forma de palma de tres lóbulos.

 

Acer Palmatum

Tiene las hojas con lóbulos muy separados con forma de "mano de niño". Puede alcanzar los 15 metros de altura y tiene hojas verde brillante de 4 a 7 cm de diámetro con 5 o 7 lóbulos están dispuestos en forma palmada.

El Arce Palmatum y sus variedades son endémicas casi únicamente en Japón.

 

Acer Buergerianum

Se trata de un árbol pequeño cuyo nombre japonés es "kaede" y cuyas hojas se asemejan a los pies palmeados del sapo. Tiene un brillante follaje de color verde. Las hojas varían de 3 a 8 cm. de largo y de 4 a 8 cm. de ancho con tres lóbulos más o menos dentados.

 

Obtención: Los arces pueden obtenerse a partir de semillas, esquejes, injertos, acodos o plantones. En cada caso deben tenerse en cuenta las siguientes características:
 
 

Semilla

Las semillas no deben plantarse a una profundidad superior al doble de su diámetro. La mezcla de tierra para las bandejas debe ser de un 60% de turba cribada, con un 40% de arena gruesa. A esta mezcla se añade abono, compuesto de nitrógeno orgánico o sintético, niveles bajos de fosfatos y potasio y otros elementos menores. Las bandejas no deben sufrir de exceso de agua en ningún momento, ni tampoco secarse.

 

Esqueje

La propagación de arces no es muy corriente. Es posible tener éxito con un esqueje, pero corremos el riesgo de que los árboles conseguidos de esta manera no sean muy fuertes, y que no es infrecuente perderlos más adelante, debido a que sus raíces no son demasiado resistentes. Por esta razón, muchos aficionados prefieren utilizar injertos o el acodo.

Injerto

El injerto es una técnica que permite colocar un tallo o rama cortados de una planta, sobre otra, de manera que lleguen a fundirse. En Japón, el injerto suele realizarse en enero o febrero y con el pie, tallo o púa en periodo de descanso invernal así se consigue una planta base de donde partir para su posterior cultivo en forma de bonsái.

Acodo

Para el aficionado, tal vez sea éste el método más práctico para obtener en poco tiempo un buen bonsái sin incurrir en gastos especiales, como herramientas específicas, ni correr riesgos innecesarios con pruebas delicadas.

Estilos:

Los arces pueden tener cualquier estilo que desee su diseñador, aunque normalmente suelen cultivarse con un estilo informal. Es usual verlos en pequeños bosques o con las raíces sobre una roca.
 
 
 
 
Articulo de: Asociacion Bonsai Cantabria